Por una Ciudad transparente, justa y sustentable.

Posadas aún está lejos de tener un Gobierno Abierto

Posadas aún está lejos de tener un Gobierno Abierto

Posadas aún está lejos de tener un Gobierno Abierto

Gobierno Abierto es aquél en el cual las instituciones del Estado comunican en forma activa y sistemática las actividades que realiza y los documentos que produce, garantizando a los ciudadanos el acceso a cualquier tipo de información, permitiéndoles así la más amplia participación en las políticas públicas.

El Gobierno Abierto es un requisito fundamental para que un gobierno pueda ser catalogado como democrático. Su avance mundial ha sido tal que se ha reconocido el carácter de Derecho Humano como parte del Derecho al acceso a la información pública[1], en un pie de igualdad con el derecho a la salud, a la libertad y a la vida.

El uso de las tecnologías de la información y comunicación, donde los datos se divulgan instantáneamente, en forma masiva y dispuesta para su sencilla comprensión y análisis, es vital para esta moderna forma de gobernar.

Sin embargo, aunque la Argentina adhirió en el 2012 a los principios del Gobierno Abierto, la llegada de ese concepto a los municipios del país ha sido muy dispar. Así podemos ver ciudades como Buenos Aires o incluso Bahía Blanca[2], en las cuales se puede acceder con facilidad a toda la información que producen los gobiernos locales. Por otro lado, ciudades como nuestra Posadas, todavía están muy atrasadas en este sentido.

 

  1. INFO PRESUPUESTARIA

Si bien el Municipio a través de la sanción de la ordenanza VII Nº6 (antes 3.044 de 2012) adhirió a la ley provincial IV Nº 58 de Libre Acceso a la Información Pública, lo cierto es que el acceso a los datos que produce el gobierno municipal está lejos de ser realmente libre y accesible. A tal punto es así que ingresando a la página de internet de la Municipalidad (www.posadas.gov.ar) no puede a información tan básica como cantidad de empleados, proveedores, gastos, declaraciones juradas de los funcionarios, entre otras. Todo lo cual dificulta las rendiciones de cuentas del municipio y la tarea del control ciudadano acerca de cómo y para qué fin se utilizan los recursos del Estado.

  1. a) En Posadas, aún con la normativa vigente, no se publica información presupuestaria de manera proactiva. La ordenanza del Presupuesto (proyecto y presupuesto aprobado) se encuentra en el Digesto Jurídico, pero no es sencilla su accesibilidad para la ciudadanía. Para encontrarla hay que conocer el número de norma, lo que dificulta su búsqueda. Tampoco se logra obtener información sobre la ejecución presupuestaria. Las solicitudes efectuadas a través de la ley de Libre Acceso a la Información Pública se responden en forma insuficiente, con datos oscuros y de difícil comprensión. Además, no se incluyen las modificaciones que realiza el Ejecutivo municipal (Intendente), mediante decretos que no se publican en el Boletín Oficial.
  2. b) La Municipalidad de Posadas publica en el Boletín Oficial un balance trimestral, tal como lo exige la Carta Orgánica de la ciudad, pero es un informe que es parcial y que es susceptible de ser modificado por el ejecutivo municipal durante el transcurso del año.
  3. c) La provincia de Misiones ha adherido al Régimen Federal de Responsabilidad Fiscal Ley Nº 25.917, del año 2004 que tiene por objeto establecer reglas generales de comportamiento fiscal y dotar de una mayor transparencia a la gestión pública. Constituye una herramienta interesante de coordinación fiscal inter jurisdiccional y la experiencia de su implementación ha sido altamente positiva. Aunque la ley preveía también la incorporación de los municipios a dicha ley, Posadas aún no lo hizo.

 

  1. PREGUNTAS BÁSICAS

Existen tres preguntas básicas sobre gasto público que cualquier ciudadano debería poder responder a través de la información publicada por el Gobierno Municipal, estas son: ¿Quién gasta? ¿En qué se gasta? y ¿Para qué se gasta? En Posadas, sólo podemos acceder parcialmente a estas respuestas y, en todos los casos, cuando el presupuesto municipal ya ha sido ejecutado.

El único camino para obtener información respecto de la ejecución presupuestaria es mediante una solicitud por escrito, a través de la Oficina de Libre Acceso a la Información Pública, que es respondida por el municipio –en el mejor de los casos- recién dentro del mes siguiente al pedido. La información que se obtuvo por este mecanismo consistió en cifras generales que se han destinado a conceptos como “erogaciones corrientes”; “gastos de funcionamiento”; “gastos en personal”; “bienes de consumo”; “servicios”; “inversiones”; “plan de obras públicas”; etc.; sin mayores detalles y la desagregación de esos rubros universales son incomprensibles para cualquier ciudadano e incluso para un profesional de la contabilidad.

 

La información presupuestaria no se clasifica según su finalidad, haciendo de este modo que la ciudadanía no pueda acceder a números o porcentajes concretos que se han destinado a gastos como: deuda pública, seguridad del municipio, servicios sociales, capacitación, gastos de la administración, etc.; los datos nuevamente aquí son genéricos y de difícil comprensión.

“Quién gasta” y en contrapartida “Quién recibe”, son otras de las dudas que nos sobrevienen al intentar comprender el detalle de la información presupuestaria; además de que no se puede conocer qué jurisdicción -es decir organismo o secretaría del gobierno municipal- es la que ejecuta el gasto, tampoco se puede conocer quiénes son los proveedores o beneficiarios finales y qué montos recibe cada uno en forma mensual o anual.

Sostenemos que dicha información presupuestaria debe ser suministrada al público en forma diaria o al menos semanal, de una manera estandarizada, de fácil comprensión y análisis, con gráficos o ilustraciones que la hagan más amigable y cercana al ciudadano; y precisando los montos detallados, rubros y agentes económicos involucrados como contrapartes, ya sean proveedores, funcionarios, empleados o locatarios de servicios.

 

A MODO DE CONCLUSIÓN

Son muchos los datos que podrían darse a conocer a la comunidad en general: desde la declaraciones juradas de los funcionarios, licitaciones públicas, erogaciones del gobierno permitiendo distinto grado de detalle, hasta la frecuencia del transporte público, la arborización, mapa del delito, entre muchas otras informaciones que pueden ser de utilidad para el ciudadano.

Desde la Fundación Transparencia Ciudadana impulsamos la implementación del Gobierno Abierto en la Municipalidad de Posadas, ya que mostrando los datos públicos, mejoramos los niveles de transparencia, incentivamos la participación y el control ciudadano, reducimos el margen de corrupción, lo que se traduce en una mejora de la calidad del gobierno municipal y de la calidad de vida de sus habitantes.

[1] Corte Interamericana de Derechos Humanos caso “Claude Reyes y Otros vs. Chile” el 19 de septiembre de 2006.

[2] http://gabierto.bahiablanca.gob.ar/datos-abiertos/